Tomás y Andrea se cruzan en un paso de cebra en plena Gran Vía madrileña. Sus miradas se encuentran en la distancia y se sonríen. Aún no saben que ese fugaz encuentro marcará sus destinos.